Actualmente, las regulaciones legales, las instituciones que emiten dichas regulaciones, el sistema financiero internacional, los distintos mercados financieros (de capitales, de acciones, de divisas, de materias primas, entre otros) y no financieros, los impuestos, los riesgos legales y las responsabilidades en el blanqueo de activos y de capitales, deben ser elementos que deben tener en cuenta las empresas.